Back

Portadas de la Catedral de Toledo

Portadas-Catedral de Toledo

Ambas portadas presentaban numerosos depósitos de suciedad, morteros añadidos, restos de humedad por capilaridad con aporte de sales en superficie, así como manchas de hongos y roce de paso humano. También se apreciaban desprendimientos de la policromía original y añadidos posteriores. En determinadas zonas podía observarse pérdida de molduras y talla, así como zonas con fisuras y peligro de desprendimientos inminentes. La madera se encontraba reseca y con suciedad generalizada.

El tratamiento propuesto para restaurar estas portadas góticas comienza por la consolidación de aquellas zonas cuyo estado desaconseja una intervención inmediata. Tras fijar los restos de policromía y dorado originales, se aplican productos biocidas en las zonas que presentan restos de hongos en superficie. A continuación, viene realizada una limpieza mecánica con brochas de cerda suave, bisturíes y aspirador o mediante láser en áreas con costra negra, y se efectúa una desalación puntual.

Después de consolidar las zonas cuyo grado de descohesión resulte significativo, se eliminan los morteros y antiguas restauraciones, se pegan los fragmentos desprendidos mediante resina acrílica y se rellenan las grietas con mortero de restauración. Para terminar, se aplica un tratamiento específico a los elementos metálicos de la portada de Santa Catalina y se realiza una reintegración cromática en las zonas donde el mortero presente un color distinto al de la piedra.

Subir