Volver

Catedrales

Catedrales

El Plan Nacional de Catedrales, puesto en marcha en la década de los 90, es resultado del compromiso de colaboración entre las administraciones responsables del Patrimonio y las instituciones eclesiásticas, con el apoyo de una creciente toma de conciencia social, para el mejor conocimiento, protección y conservación de los noventa conjuntos catedralicios españoles.

Las Catedrales son monumentos complejos, resultado de un esfuerzo colectivo y prolongado en el tiempo. Además de su contenido religioso, tienen también valores sociales y simbólicos que dieron forma a las ciudades; convirtiéndose en su referente espacial, condicionando su urbanismo e incluso llegando a ser la expresión física de su identidad. Sobre este patrimonio se ha actuado casi desde los primeros momentos de la actividad restauradora en el siglo pasado. Pero los criterios, cada vez más afinados sobre la restauración de catedrales, y sobre todo la mejora de su estudio multidisciplinar, condujo a la necesidad de establecer un periodo de reflexión y profundización en el conocimiento de las mismas y en el modo de intervenir sobre ellas.

Con representación propia en los Presupuestos Generales del Estado, el Plan Nacional de Catedrales funciona a pleno rendimiento y supone un gran porcentaje de la inversión económica y del esfuerzo técnico del IPCE, tanto desde el punto de vista de la conservación del inmueble como de los bienes muebles que contiene.

Subir